En ocasiones pasamos por tiempos difíciles: todo nos sabe mal y pensamos que Dios ya no está para ayudarnos, pero !nos equivocamos!, Dios siempre está con nosotros. Para comprobarlo solo basta revisar la historia de nuestra vida. Cada uno quedará maravillado de ver cómo Dios obró en aquellas situaciones en las que creíste que nuestro Padre te había dejado solo.
La historia de Ester de una muestra de cómo, a pesar de que no parezca, DIOS ESTA CON NOSOTROS EN CADA INSTANTE DE NUESTRAS VIDAS!