Es fácil cegarse y perderse de todo lo que Dios te ha dado, Santiago 1:16-18, nos invita a poner atención y no dejarnos engañar.